top of page

NOSOTROS Y LOS CREADOS

Somos custodios de la Creación, invitados a cuidarnos, ni amos ni dueños. Además, somos parte de ella e intentamos cuidar y vivir en armonía con la creación y con los demás seres vivos con los que estamos llamados a relacionarnos con amor y respeto: por eso, bendecimos todo lo bueno, dedicándolo a la gloria de Dios y a nuestra amorosa comunión con el Señor. Bendecir a los animales, especialmente a nuestras mascotas, es estar consciente y agradecido de que todas las cosas son regalos de arriba destinados al bien y a aumentar nuestra alegría de vivir.

Como hijos e hijas de Dios, al bendecir y respetar la naturaleza y, en especial, a nuestras mascotas nos comprometemos a cuidar la vida que se nos confía (que se trate de perro, gato, hámster, gecko, conejo, pájaro, hurón, pez o cualquier otra mascota).

Además, parte de nuestro ministerio y costumbre es el entierro adecuado de las mascotas con un breve ritual que incluye lectura de las Escrituras, oraciones y agradecimiento por su presencia en nuestra vida y el tradicional rociado con agua bendita. Si su mascota o animal de granja ha muerto, llame al pastor para programar este momento de conciencia y despedida.

También lo invitamos a unirse a nosotros en nuestra próxima bendición de mascotas, que se llevará a cabo en nuestra ubicación. Si lo solicita, nuestros pastores también vendrán a su casa o granja para recibir una bendición.

bottom of page